Riesgos De La Obesidad Abdominal

Factores de riesgo obesidad abdominal

La obesidad es mala para tu salud, pero los riesgos de la obesidad abdominal es aún peor. Además de forzarte a comprar pantalones más grandes, puede afectar seriamente tu salud de formas que podrías no darte cuenta. La acumulación de grasa no saludable en el vientre, también conocida como grasa visceral, se refiere a la grasa que rodea el hígado y otros órganos en el abdomen.

Muchas personas, especialmente aquellas que tienen una estructura corporal en forma de manzana o pera, tienen un estómago abultado debido a la acumulación de grasa adicional en esa área.

También te puede interesar como eliminar grasa del abdomen

 

Los peligros de la obesidad abdominal

La grasa no se acumula en tu abdomen de la noche a la mañana. De hecho, hay muchas cosas que te hacen ganar grasa abdominal.

Comer mucha comida y bebidas ricas en azúcar y fructosa puede agregarle más peso a la cintura.

La ingesta elevada de alcohol puede conducir a la grasa del vientre, así como a la inflamación, la enfermedad hepática y otros problemas de salud.

La ingesta regular de grasas trans, una de las grasas más insalubres que se puede comer, puede llevar a la grasa del vientre, así como a la inflamación, resistencia a la insulina, enfermedades cardíacas y otras enfermedades.

Llevar un estilo de vida sedentario es otra causa principal de la acumulación de grasa en el abdomen.

Una dieta baja en proteínas también puede causar grasa abdominal.

Las mujeres pueden ganar más grasa abdominal durante la menopausia debido a los cambios hormonales en el cuerpo.

Un desequilibrio en las bacterias intestinales aumenta el riesgo de tener grasa alrededor de tu abdomen.

Tener demasiado estrés en la vida lleva a un aumento en la hormona cortisol, que a su vez causa aumento de la grasa abdominal.

Una dieta baja en fibra y rica en granos refinados puede aumentar la grasa abdominal.

La genética también juega un papel importante en las altas proporciones entre la cintura y la cadera y en el almacenamiento del exceso de calorías como grasa abdominal.

La falta de sueño o el sueño de mala calidad pueden llevar a un aumento de peso, incluida la grasa abdominal.

No importa la razón detrás de la grasa de tu vientre, una cosa es segura: no es bueno para tu salud. Se están llevando a cabo investigaciones exhaustivas sobre la grasa abdominal y su impacto en la salud.

 

Estos son algunos de los riesgos de la grasa abdominal

1.Grasa abdominal y diabetes

Tener grasa en el vientre aumenta la probabilidad de desarrollar diabetes. De hecho, si tu cuerpo almacena grasa principalmente en el abdomen, el riesgo de diabetes tipo 2 es mayor que si tu cuerpo almacena grasa en otro lugar, como las caderas y los muslos.

La obesidad visceral significa que se acumula más grasa dentro de los órganos clave responsables del metabolismo de la glucosa. Esto contribuye tanto a la resistencia a la insulina como a la disfunción de las células beta, favoreciendo las anomalías de la homeostasis de la glucosa.

Un estudio de 2008 publicado en el International Journal of Clinical Practice destaca la fuerte asociación entre las medidas que reflejan la obesidad abdominal y el desarrollo de la diabetes tipo 2. La reducción de la circunferencia de la cintura puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Además, un estudio de 2016 publicado en Diabetes Care informa que la obesidad abdominal está más estrechamente asociada con la enfermedad renal diabética que la obesidad general.

 

2.La grasa del vientre y la enfermedad cardiovascular

Tener exceso de grasa alrededor de tu abdomen, independientemente de tu peso general, podría afectar significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca. La grasa alta del vientre produce triglicéridos altos y un nivel bajo de lipoproteínas de alta densidad (HDL o colesterol “bueno”).

Un estudio de 2008 publicado en Circulation encontró que las medidas antropométricas de la adiposidad abdominal se asociaron de manera fuerte y positiva con todas las causas, las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por cáncer, independientemente del índice de masa corporal.

Además, una circunferencia de cintura elevada se asoció con un aumento significativo de la mortalidad por enfermedad cardiovascular, incluso entre mujeres de peso normal.

Un estudio de 2016 publicado en el Journal of the American College of Cardiology informa que el aumento de la grasa abdominal se asocia con factores de riesgo de enfermedad cardíaca recientemente identificados y que empeoran.

El riesgo permanece incluso después de tener en cuenta los cambios en el índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura, dos métodos comúnmente utilizados para estimar si alguien tiene un peso saludable.

Factores de riesgo obesidad abdominal

 

3.Obesidad abdominal y presión arterial alta

Tener grasa de más dentro de la cavidad abdominal está relacionada con un mayor riesgo de presión arterial alta que con grasa debajo de la piel.

Un estudio de 2003 realizado por investigadores del Medical College of Georgia informa que la obesidad puede aumentar la presión arterial al aumentar el volumen en lugar de la constricción. Además, el riesgo es mayor entre las personas que tienen grasa abdominal.

En un estudio de 2014 publicado en el Journal of the American College of Cardiology, los investigadores encontraron que las personas con altos niveles de grasa en la cavidad abdominal y alrededor de sus órganos abdominales eran mucho más propensas a desarrollar presión arterial alta, independientemente de la cantidad total de grasa en el cuerpo. Esto sucede porque la grasa retroperitoneal interfiere con la función renal.

 

4.Grasa del vientre y cáncer

Llevar un peso extra alrededor de la cintura puede aumentar su riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer, incluidos cáncer colorrectal, pancreático, de mama (después de la menopausia) y uterino.

 

5.La obesidad abdominal y el cáncer

Un estudio de 2013 publicado en Cancer Prevention Research muestra que la grasa abdominal, también conocida como grasa visceral, que está entre los órganos está directamente relacionada con el cáncer de colon.

Un reciente estudio publicado en 2017 en Oncogene muestra que cierta proteína liberada de la grasa en el cuerpo puede causar que una célula no cancerosa se convierta en cancerosa.

El estudio también encontró que una capa más baja de grasa abdominal, en comparación con la grasa debajo de la piel, es el culpable más probable, liberando aún más de esta proteína y estimulando el crecimiento del tumor.

 

6.Grasa del vientre y apnea del sueño

La apnea del sueño afecta a más de 18 millones de estadounidenses, según la National Sleep Foundation. Tener grasa en la barriga es uno de los factores de riesgo para este tipo de problemas de sueño, especialmente en los hombres.

Un estudio de 1997 publicado en la Revista de Medicina Interna encontró que la grasa visceral fue significativamente mayor en pacientes con apnea obstructiva del sueño que los que no, lo que sugiere que la grasa visceral es un factor de riesgo importante para este trastorno en hombres y mujeres que son obesos.

Un estudio de 2008 publicado en Diabetes Care descubrió que la grasa abdominal y la apnea del sueño forman un círculo vicioso, donde cada uno de ellos provoca un empeoramiento del otro.

Un estudio de 2013 publicado en European Respiratory Journal analizó la relación entre la grasa visceral y la apnea obstructiva del sueño en hombres y mujeres con sobrepeso pero no obesos.

Los investigadores descubrieron que la grasa visceral estaba asociada con el trastorno en hombres pero no en mujeres. En las mujeres, la grasa subcutánea, ubicada justo debajo de la piel, en el abdomen y en todo el cuerpo, se asoció con la apnea del sueño.

 

Como perder grasa de la barriga rápidamente

  • Haz actividad aeróbica moderada, como caminar a paso ligero, durante al menos 150 minutos a la semana.
  • Se recomiendan ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos veces por semana.
  • Trabaja para tonificar tus músculos abdominales haciendo abdominales u otros ejercicios abdominales dirigidos.
  • Come una dieta saludable poniendo más énfasis en alimentos basados ​​en plantas, como frutas, verduras y granos integrales. Limítate a consumir fuentes de proteínas magras, como pescado y productos lácteos bajos en grasa.
  • Limita la cantidad de productos lácteos altos en grasa, carnes procesadas y granos refinados.
  • Elije cantidades moderadas de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.
  • Mantén los tamaños de las porciones bajo control para limitar su consumo de calorías.
  • Bebe más agua para mantener tu cuerpo hidratado.
  • Evita las bebidas con edulcorantes artificiales o cualquier cosa con azúcar agregada.

Leave a Reply

Acepto la política de privacidad *

 Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar mi política de privacidad.